Perito y Tasador

Recibe nuestro boletín

Suscríbete a nuestra newsletter y te mantendremos informado:

populares

La Profesión de Perito calígrafo y su Colegio Profesional. Parte 2

febrero 25
20:50 2013

Segundo de los tres artículos que se van a publicar con el título “La Profesión de Perito calígrafo y su Colegio Profesional” María del Carmen Calderón Berrocal da una amplia respuesta a los comentarios que recibió en uno de sus anteriores artículos Hablando sobre Pericia Caligráfica: ¿Cómo puede ayudar un peritaje en una causa?

Existe abundante documentación que demuestra que la contienda entre verdaderos y falsos peritos calígrafos es de muy antiguo. Con la creación, el 17 de julio de 1858, del Cuerpo de Archiveros, Bibliotecarios y Anticuarios se le transfirió el oficio de examinar los caracteres antiguos, ya suprimidos los revisores de letras antiguas por la Ley de Instrucción Pública de 9 de septiembre de 1857. Es sancionada legalmente por dos reales órdenes, una de 9 de mayo de 1865, en que se dispone que para las pruebas periciales en cualquiera de los ramos de la Escuela de Diplomática, creada el 7 de octubre de 1856, intervengan los archiveros bibliotecarios con título. En caso de ser profesores de instrucción primaria elemental tendrían que pasar un ejercicio teórico-práctico ante un tribunal formado por tres revisores, o en su defecto por tres peritos de conocida erudición y moralidad, nombrados por el Gobierno Civil, quien debía remitir el expediente al Ministerio de Gobernación. AHN, sec. Consejos, leg. 3153, exp. 26.

 La Profesión de Perito calígrafo y su Colegio Profesional. Parte 2

No reconociendo la ley de 9 de setiembre de 1857 la enseñanza de revisores de letra antigua, y habiendo sustituido a ésta la que en mayor extensión y con mayores conocimientos se da en la Escuela Superior de Diplomática, Su Majestad la Reina (que Dios guarde), conformándose con lo propuesto por la Junta Superior directiva de Archivos y Bibliotecas del Reino, y de acuerdo con el dictamen del Real Consejo de Instrucción Pública, se ha servido mandar lo siguiente:

1º.- El título de aptitud para archivero bibliotecario obtenido en la Escuela Superior de Diplomática es profesional.

2º.- Cuando los tribunales, la administración o las personas particulares necesiten pruebas periciales en cualquiera de los ramos que abraza la enseñanza de dicha Escuela, habrán de valerse de personas que posean el indicado título como competentes, según la regla 2ª del artículo 303 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, salvo los derechos que en materias paleográficas puedan asistir a los revisores y lectores de letra antigua hasta la extinción de esta clase.

Desde 1917 ante los tribunales y juzgados pueden efectuar las operaciones de peritaje caligráfico los archiveros bibliotecarios, los licenciados en Filosofía y Letras que hayan cursado Paleografía y Diplomática, los profesores de Educación General Básica de las localidades en donde no haya archiveros-bibliotecarios, el gabinete caligráfico de la Dirección General de Seguridad y la Escuela de Medicina Legal, en donde existe un departamento de Grafopsicología.

En resumen, siempre que haya un archivero, corresponde al archivero la designación como perito calígrafo en un caso determinado. Pero los colegios profesionales no nacen de la noche a la mañana como setas, se trata de entidades que protegen los intereses de un colectivo profesional, independientemente de las modas de nomenclatura de títulos y denominación de carreras universitarias. El cuerpo de archiveros, bibliotecarios y arqueólogos se nutría de las filas de los licenciados en Filosofía y Letras, predecesora de Geografía e Historia, hoy atomizada en varias carreras con una raíz común; aparte han surgido nuevas diplomaturas y licenciaturas que pisan a las distintas carreras o especialidades de Historia y Humanidades, pero no es tan importante la denominación como la capacitación, la instrucción y la aptitud profesional. A todas estas nuevas denominaciones que nacen o son herederas de la originaria licenciatura de Filosofía y Letras les corresponde como colegio profesional el Colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y en Ciencias, que se agrupa por demarcaciones territoriales, estando a la cabeza un colegio decano.

María del Carmen Calderón Berrocal (21 Posts)

Licenciada en Geografía e Historia, Doctorado cursado en Historia Medieval, Ciencias y Técnicas Historiográficas Universidad de Sevilla; Paleografía, Neografía y Diplomátic. Perito Judicial Calígrafo en los tribunales de Sevilla y Huelva, peritaciones de parte y para instituciones como la Universidad Interamericana de Puerto Rico. Perito Judicial en Prevención de Riesgos Laborales. VII Curso Archiveros Junta Andalucía IAAP-USE. Máster y Especialista Universitario en Dirección de Centros Sociosanitarios de Mayores UPO. Máster Prevención de Riesgos Laborales UNIR. Asociación de archiveros Andaluces y Colegiada 5107 del Colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y en Ciencias de Sevilla y Huelva, siendo miembro fundador de su sección de Pericia Caligráfica.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies