Perito y Tasador

Recibe nuestro boletín

Suscríbete a nuestra newsletter y te mantendremos informado:

populares

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Hablando de Pericia Caligráfica: Imitaciones y disimulación

agosto 08
18:55 2013

María del Carmen Calderón Berrocal es la autora de la serie “Hablando de Pericia Caligráfica”, y en este articulo en el que trata la falsedad documental

La falsedad de un documento puede indicar que la escritura se ha pretendido imitar con unos signos gráficos que son distintos a los propios del autor; también que se disimulan los propios signos gráficos, todo lo cual se deja ver en un escrito no espontáneo cuyo contenido, frecuentemente, ha sido copiado o imitado, procediendo incluso en ocasiones al propio calco.

Imitaciones y disimulaciónPara imitar una firma o un cuerpo de escritura se pueden utilizar sistemas distintos que tienen como una finalidad de hacer pasar una grafía por legítima en un determinado soporte que atiende a unas características diplomática determinada y que puede ser recibo, un talón, un contrato, una autorización, etc. Para determinar la autenticidad o falsedad de un escrito se recurre al cotejo de la documentación de ubicada con documentación indubitada, así, los cotejos de los documentos dubitados con los que pertenezcan a quien se presuma como posible autor de los escritos.

Siempre interesa tener bastante documentación con la que podamos trabajar y comparar los dubitados con diversas muestras indubitadas. Seguramente podremos ver que faltan rasgos característicos de la persona en cuestión a la que se ha pretendido suplantar, rasgos que le son propios, personales, intransferibles, que hace el mismo y no otra persona. Esto es así porque se producen omisiones tanto intencionadamente como automáticamente, procesos que tienen que ver con la psicomotricidad del autor, apareciendo rasgos imitar tipos pretendiendo asemejarse lo más posible a los auténticos.

El imitador trabaja doblemente, por lo que su grafía no puede ser nunca tan fluida y natural como la del autor verdadero, que mientras usa el útil escritorio sobre el soporte de forma totalmente natural e inconsciente, el usurpador de grafía y de personalidad está en realidad luchando por ocultar su personalidad propia y trabajando con ahínco para poder ofrecer rasgos lo más similares posible a la grafía auténtica para suplantar la personalidad de quien se copia la escritura. Todo esto es lo que pasa cuando se trata de imitar una grafía.

Cuando se trata de imitar el contenido el proceso se complica porque hay una implicación del pensamiento, del lenguaje y de la forma de expresarse de cada autor, que es única e intransferible, inimitable, es como una huella digital, única. La relación pensamiento lenguaje existe en un autor determinado no es la misma en la que se establece entre un pensamiento y un lenguaje de un autor distinto al primero, cada cual es una individualidad por sí misma diferenciada, distinta e irrepetible, con lo cual siempre habrá algo que los diferencie y en este proceso actúa fuertemente el inconsciente, que culta grandemente la voluntad falsificadora del delincuente.

Cuando se trata de auto falsificación u ocultación o disimulo de la grafía personal, advertir hemos en los escritos estudiados una apariencia de autenticidad en el cuerpo de escritura y una similitud en la forma con los grafismos auténticos pues es el mismo autor el que los realiza por más que intente cambiar su grafía. Con toda probabilidad veremos cambiar la incriminación, la continuidad, la dirección, el módulo de los grafemas. Apreciaremos deformaciones y ritmos alterados, incluso temblores o también trazado lento y ausencia de espontaneidad. Estos casos son frecuentes incluso a judicial presencia, en la redacción de un cuerpo de escritura delante del juez, del secretario o del perito calígrafo. El autor intenta hacer pasar por falsa una grafía que es de su propia autoría y para ello debe modificarla, pero los rasgos propios y característicos permanecerán constantes y la impunidad absoluta se podrá combatir.

Imitaciones y disimulación 1Al intentar alterar un texto el autor falsario se empeñara en los cambios, supresiones y adiciones de letras, números, palabras enteras, signos gráficos o de puntuación, datación, para modificar cuerpo de escritura y contenido, que puede modificarse tanto por su presión, por adición. En estos casos pueden llegar a ser muy útiles los análisis químicos o mecánicos de la documentación, interviniendo en forma de lavados, borrados o raspados, fotocopiados, etc., Siendo muy importante en este momento el análisis de las tintas parecer su composición y poderla identificar tanto o en su composición como en el tiempo.

 

María del Carmen Calderón Berrocal (21 Posts)

Licenciada en Geografía e Historia, Doctorado cursado en Historia Medieval, Ciencias y Técnicas Historiográficas Universidad de Sevilla; Paleografía, Neografía y Diplomátic. Perito Judicial Calígrafo en los tribunales de Sevilla y Huelva, peritaciones de parte y para instituciones como la Universidad Interamericana de Puerto Rico. Perito Judicial en Prevención de Riesgos Laborales. VII Curso Archiveros Junta Andalucía IAAP-USE. Máster y Especialista Universitario en Dirección de Centros Sociosanitarios de Mayores UPO. Máster Prevención de Riesgos Laborales UNIR. Asociación de archiveros Andaluces y Colegiada 5107 del Colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y en Ciencias de Sevilla y Huelva, siendo miembro fundador de su sección de Pericia Caligráfica.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies