Perito y Tasador

La ciencia, la técnica y la tecnología al servicio de la pericia caligráfica

abril 23
12:26 2013

María del Carmen Calderón Berrocal comparte un nuevo artículo sobre la pericia caligráfica

La ciencia histórica aunada con la técnica y la pericia del archivero perito calígrafo y ayudado por la tecnología, pueden conseguir grandes logros en cuanto a autenticación documental y caligráfica, a la vez que se camina hacia el progreso y la progresiva especialización en estas disciplinas.

La ciencia, la técnica y la tecnología al servicio de la peritación caligráfica

Un documento puede ser objeto de peritación caligráfica en virtud de muchos interrogantes, para saber su validez, su autenticidad, su valor legal, su autoría, su falsedad o autenticidad en cuanto a contenido histórico y contemporáneo; pudiendo confluir varios temas o supuestos dentro de un mismo proyecto de peritaje.

Con todo ello estamos viendo que la Pericia Caligráfica es ciencia por sí pero también es ciencia auxiliar para la Historia, la Diplomática, la Archivística, el Derecho. Es un recurso siempre para jueces, abogados y particulares que quieran determinar probadamente sus aseveraciones acerca de la autenticidad de una grafía determinada o del documento en sí, en sus guarismos, grafemas, cuerpo de escritura, rúbricas, firmas y medias firmas, texto mecanografiado, texto impreso independientemente de la máquina que se use para la impresión y de la época en la que se imprima.

Cualquier documento cuya validez, autenticidad o veracidad, o su autoría única o múltiple, sean discutidas o cuestionadas por alguien o por alguna razón, puede ser objeto de peritación caligráfica para la emisión de informe y pronunciamiento de dictamen, que ayuden a determinar con seguridad de qué parte está la razón en un proceso judicial determinado.

En un documento puede ser objeto de pericia los entreenrrenglonamientos, la grafía que se presenta entre renglones, para determinar quién la añadió al texto si fue el propio autor del documento o fue otra persona, si es quien redacta el cuerpo de escritura o quien firma el documento, quiénes son ambos; cuantas manos intervienen en un documento; a qué escuela o cátedra o catedral pertenecen teniendo en cuenta la caligrafía.

También puede ser objeto de pericia caligráfica la determinación de la procedencia del papel, su composición, su identificación; identificación tanto de soportes como de tintas; calidad de las tintas por el efecto que éstas dejan en los documentos. Igualmente teniendo en cuenta las fórmulas diplomáticas, la detección de adulteraciones, falsificaciones, teniendo en cuenta la antigüedad de los soportes, de la redacción del documento y de las tintas, etc.

Otra cuestión sobre la que un perito forense puede pronunciarse sería acerca del estado de conservación de la documentación, si su estado es bueno, regular o malo; en Archivística se ha determinado el uso de siglas como BEC para designar el buen estado de conservación; REC para decir que el documento presenta un regular estado de conservación; y el MEC, en mal estado de conservación, aunque algunos están en muy MAC, muy mal estado de conservación o incluso documentos quemados o dañados por el agua.

Pero la Pericia Caligráfica ha de ayudarse de otras ciencias como la biología, la química, la informática, para llegar allá donde el conocimiento y el ojo humano es incapaz de llegar por experto que éste sea.

Mediante el análisis documentológico, documentoscópico o caligráfico se puede responder a diversos interrogantes, ayudándose de la ciencia y estudiando las características del documento mediante un estudio tecngico del mismo, ya sea estudiando la grafía o el soporte del texto o grafía, que podrá ser papel en cualquiera de sus variantes: papel de trapo, papel de arroz, papel de madera, papel vegetal, etc.; carton, madera, piedra, estaño, cera, arcilla, chapa, etc. Para este fin es preciso el estudio de las características del documento, de sus tintas u otros materiales que sirvan para fijar el pensamiento al soporte; y el mismo soporte, del mismo modo que los textos y firmas estampadas en el mismo, por medios mecánicos o manuales o manuscritos.

Mediante el cotejo don documentos ejemplares o indubitados pueden resolverse cuestiones sobre autenticidad y autoría documental. La comparación y estudio se hace a ojo desnudo y con ayuda de lupas y microscopios de variado poder de magnificación. Hoy día la informática permite llegar donde antes llegaba todo un laboratorio de documentoscopia. Así que no hay que disgustarse demasiado si el perito calígrafo no tiene todo un laboratorio de documentoscopia porque un ordenador personal, dependiendo de los programas que se le instalen puede hacer milagros. De todas formas generalmente no es necesario matar moscas a cañonazos, el insecto puede ser eliminado con la mano o con otros métodos menos cruentos. La sencillez no quita calidad al dictamen, la verdadera pericia es a ojo desnudo, independiente de otros auxilios científicos. Cuando un alumno en paleografía es algo torpe, una lupa no sirve más que para ver más grande un error, el buen ejercicio y la buena práctica profesional son los determinantes, aunque haya casos particulares en los que haya necesidad de recurrir a la ciencia, pero será para que llegue allá donde la pericia caligráfica no puede llegar.

La ciencia, la técnica y la tecnología al servicio de la peritación caligráfica 1

Diferencias de presión y empastes

Todo el documento nos habla, tanto en lo que respecta a su grafía como a su diplomática como al propio contenido del cuerpo de escritura, nos habla del autor, de la época, de las circunstancias personales del autor, de su psiquismo de las cosas que somatiza, de las enfermedades que tiene, de su edad, de su carácter, etc.; también nos hablan los tamaños de los grafemas, sus proporciones, su consistencia o inconsistencia, la forma del rasgueo, el ductus, cómo se dibujan las líneas, como son las bases de las cajas de renglón, ascendentes, descendentes, con base rígida, con base sinuosa, si dibuja arcos, etc.; cómo es la presión que el autor ejerce sobre el soporte al escribir con el útil escriptorio, si es tan fuerte que se dibuja el texto al dorso del soporte, si por el contrario es de débil presión y, a veces, incluso desaparece dando la impresión de que el rasgueo ha tenido lugar en dos tiempos cuando en realidad ha sido efectuado en uno sólo. También se estudian los signos, puntuación, tildes, idiotismos, enmiendas, etc.

No basta con trabajar con originales indubitados, éstos para ser verdaderamente fiables deben ser suficientemente relevantes, porque un individuo, incluso a judicial presencia, puede variar o modificar disimulando su grafía o su rúbrica y pasar judicialmente por indubitado, cuando realmente lo que se está haciendo es dar validez a una falsedad. Es por esto que es esencial que en la realización de los cuerpos de escritura a judicial presencia esté presente el perito calígrafo.

Los documentos indubitados, denominados por algunos como ejemplares o estándares, son textos manuscritos conocidos, de origen y autenticidad verificables y que son considerados por la ley como auténticos, su función es vital pues se utilizan para el cotejo comparándolos con los documentos dubitados.

La ciencia, la técnica y la tecnología al servicio de la peritación caligráfica 2

Cuerpo de escritura con firmas y texto

No es tan necesaria la cantidad de documentos indubitados como la calidad de los mismos para la resolución de un caso determinado.

Si el perito tiene pocos indubitados pero son completamente fiables, será siempre infinitamente mejor que si por muy indubitados que sean los documentos que se ofrezcan para el cotejo, estos no cumplen con los requisitos necesarios, sería el caso de medias firmas por ejemplo que pueden utilizarse para despistar sobre la autenticidad en un determinado supuesto; esta circunstancia impactará en la conclusión y disminuirá la posibilidad de concluir con un dictamen que realmente certifique la autenticidad o falsedad de una grafía.

El documento indubitado debe ser relevante, si se trata de firmas, utilizar firmas indubitadas para comparar firmas dubitadas; deben ser números si se trata de estudiar guarismos; ser contemporáneos, cercanos a la fecha del texto cuestionado, aunque no estará de más si contamos también con documentos de años anteriores, porque los documentos anteriores hablan de la constancia gráfica y de la personalidad del autor también. También deben estar los documentos indubitados en cantidad suficiente y ser preferentemente originales. En algunos oficinas judiciales no facilitan el DNI del supuesto autor sino que facilitan copia. El perito debe evitar en lo posible trabajar con fotocopias, aunque estas pueden ser útiles, pueden también confundir, motivo por el cual se desaconsejan, además de ocultar detalles que un original muestra en toda su integridad.

Los documentos indubitados deben ser naturales, es lo que se refería más arriba, deben ser documentos recopilados anteriormente al litigio, con garantías suficientes y preferentemente realizados ante un oficial judicial o funcionario público.

[social-bio]