Perito y Tasador

Recibe nuestro boletín

Suscríbete a nuestra newsletter y te mantendremos informado:

El dilema: cierto optimismo o castigo con la realidad cotidiana

enero 10
08:27 2012

>

En los últimos meses la situación del sector de la construcción ha sufrido algunas modificaciones, al menos en el Puerto de Sagunto, en principio positiva se han iniciado/retomado obras, de carácter público y privado.
 
Como ejemplo estrella la Promoción de viviendas que se están ejecutando en la calle Vent d’Arbones en el SUP-6 junto a la cooperativa San Francisco de Borja.  En contra de la norma general se han reiniciado las obras a buen ritmo y lo más novedoso, no paran ¡¡¡ Se trata de un edificio de viviendas promovidas por una empresa privada, visto cómo están las cosas, es ideal, algo se hace sin dinero público y resiste.
Otro ejemplo a destacar la promoción de viviendas retomada en la avenida Camp de Morvedre (frente colegio Mediterráneo), detrás de esta promoción está sin duda la financiación de un importante banco privado, que por lo menos a día de hoy permite avanzar las obras, sobre el nivel de ventas alcanzado no dispongo de datos objetivos, pero la comercialización está siendo muy costosa, aún siendo Viviendas de Protección Pública Régimen General.
 
Las obras de urbanización del sector SUP-II continúan a buen ritmo, al menos viendo los continuos corte y desvío de tráficos que están sufriendo los vecinos de las viviendas colindantes, detrás de este sector encontramos el otro de los grandes monstruos financieros de este país, a los que no mentaremos, si quieren publicidad que la paguen ¡¡¡¡
 
Las obras del Macrosector III – Fusión, también continúan y parece que van a finalizarse algún día de este lustro, algo impensable hace 2 años, detrás de su finalización se encuentran un abanico de entidades financieras que han adquirido/adjudicado suelos de innumerables promotoras en Concurso de acreedores.
 
Se han retomado las obras del nuevo pabellón (frente al cementerio), aunque el ritmo actual deja mucho que desear. Importante recordar que en este caso el capital es totalmente público, la necesidad del equipamiento y su coste en este momento son bastante discutibles, pero desde un punto de vista optimista, trabajo es.
 
Con independencia del origen del dinero que se invierte (público, privado, o entre medías) es un volumen importante de obra, seguro que no suficiente, pero digo yo que alguien podrá trabajar y “reconstruir” su vida, y eso nunca es negativo. Puede ser el inicio del fin del ajuste (sector construcción), tampoco nos pasemos de optimismo, nunca volverá lo de hace 3 años, ni creo que fuese positivo que lo hiciese.
 
El desierto hay que atravesarlo, cuanto antes empecemos antes acabaremos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies